Movilización a 2 años del fallecimiento de Pamela Nieto

“Si tu vida derramó tanto amor, que tu partida sirva para salvar a otros”


“Si tu vida derramó tanto amor, que tu partida sirva para salvar a otros”, esta fue la consigna a dos años del fallecimiento de Pamela Nieto.

Una vez más la familia y amistades se juntaron en las puertas de la Municipalidad con el fin de pedir justicia y que en la memoria colectiva de la sociedad faldense, no se olviden que una joven vecina de 24 años murió como consecuencia de lo que la familia llama mala praxis en el Hospital Municipal de La Falda.

La causa tuvo un largo secreto de sumario y una vez levantado se imputó a tres profesionales de la salud en esta causa que comenzó en abril del 2020.

Es cierto que la Argentina comenzaba a atravesar la pandemia pero eso no es excusa ya que el problema que da origen a la muerte de PAME es el no escuchar a los familiares que insistían con un estudio que se negaban a realizarlo porque quienes la atendieron descartaban esa posibilidad. Cuando se realizó fue tarde porque la infección estaba avanzada y hubo nada más por hacer en una paciente que desde el primer momento quedo claro que era “de riesgo”.

Lamentablemente estos hechos siguen ocurriendo, hace dos meses un vecino de La Falda fue innumerables veces al Hospital porque tenía fiebre, la respuesta era un ibuprofeno y a la casa, el test de COVID daba negativo y debía esperar. El sabia que algo no estaba bien e insistía pero lo médicos son los que saben y no podes opinar distinto porque te contestan “el médico soy yo”. Como siguió complicándose el cuadro de salud se fue al Hospital Domingo Funes donde lo internaron y paso a Terapia, allí descubrió que tenía un cuadro grave de Neumonía, en cierta forma el vecino explica “en el Funes me salvaron” pero, es al día de hoy, sigue en tratamiento porque la espera del diagnostico lo perjudicó y debilito su salud.

La muerte de un hijo o una hija no tiene nombre, lo que sí sé a través del los relatos de las familias, es que siguen esperando que crucen la puerta, se aferran a visitar sus habitaciones que suelen quedar intactas, abrazan las ropas para volver a sentir sus olores y miran fotos de momentos felices que ya no volverán.

A Silvina Pereyra le costó una semana levantarse de la cama, y lo hizo por el gran amor a sus otros hijos, que la obligan en lo cotidiano a seguir adelante junto a Mauricio Nieto su esposo, siguen como familia tratando de sobrevivir lo inexplicable.

El año pasado se cortó una calle por el primer año de la muerte de

Pamela, algunos salieron a decir que tenían derecho a circular y dieron sus pareceres de qué deberían hacer o no hacer.

En estos momentos, leí y escuche a personas decir “a mí me atendieron muy bien” llevando experiencias individuales a lo general, descalificando a quienes han pasado por situaciones dolorosas, todos los días sabemos situaciones de destrato en todos los ámbitos donde hay circulación de personas y la salud no es la excepción.

Un estimable doctor me explicaba que los médicos pueden caer en errores, como toda profesión, la justicia dirá si fue un error o si hubo alguna negligencia, para eso la familia se ajustó al derecho, denunciando.

Humildemente pienso que nadie puede juzgar a otra persona de cómo debe sobrellevar el proceso del dolor.


Quién controla y por qué las Instituciones los cubren

Denunciar a un cura, un profesor, o un médico era muy raro porque desde las Instituciones opera la negación de que entre sus paredes y con tan nobles profesiones pueda incurrirse en delitos o negligencias.

Hoy sabemos que no es así, por suerte ya no hay silencios, muchas familias denuncian y muchas pacientes también. Sin ir más lejos, en Carlos Paz un médico del Hospital Sayago y además médico policial, fue denunciado por una joven por abuso sexual y se le sumó una segunda denunciante. Un falso médico que actuó dentro del Centro de Operaciones de Emergencias de la Provincia (COE), y seguiríamos con ejemplos.

Se me ha criticado públicamente por expresar estas opiniones acusándome de que ataco la salud pública. Procurar que la salud tenga una atención humana es una necesidad.


Cuando se comenzaron a hacer públicas las denuncias contra los curas por pedofilias se dijo que era un ataque a la fe, las denuncias a profesores es un ataque a la educación, solo son justificaciones que niegan la existencias de múltiples violencias dentro de esos espacios.

Algunas de esas violencias son sutiles, otras degradantes que se dan entre pares, entre trabajadores de diferentes rangos y que también se traslada a los pacientes y familiares.

Hay esperanza


La Dra. Florencia Barraza, de 27 años, recibió un paciente pero en la Clínica donde trabajaba no la dejaban suturar a un hombre que se había cortado el pie con una amoladora porque no lo podía pagar. Ella dijo: "Lo suturé igual y renuncié”.

Acompañando a la Ong. Por la vida y por la Salud donde más de cien familias que perdieron familiares por mala praxis en todo el país, impulsan la Ley Nicolás que busca operativizar los derechos de pacientes en estos ámbitos, con propuestas de médicos y familiares muy interesantes, próxima a presentarse en el Congreso.

La dignidad de las personas consiste en no ser reducidos a objetos sino mantener su estatus de persona con derechos.

Karina Lucero