Serrat se despide de Córdoba

EL VICIO DE CANTAR 1965-2022

Por Néstor Pousa


El próximo martes 8 de noviembre el Estadio Kempes volverá a abrir sus puertas a los conciertos a gran escala para recibir a Joan Manuel Serrat que arribará a esta ciudad para lo que será su última presentación en escenarios cordobeses.

El catalán se encuentra realizando su gira de despedida con una maratón de 75 fechas que iniciaron en abril pasado en Nueva York, para decir adiós definitivamente en Barcelona, su ciudad, en el próximo mes de diciembre.

Con esta gira, bautizada El vicio de cantar 1965-2022, Serrat ha decidido ponerle el broche a una trayectoria de 56 años de pisar los más importantes escenarios del mundo.Aunque aclara que seguirá escribiendo canciones y probablemente luego grabe un disco.

“Lo que he decidido es despedirme en persona. No me gustó sentirme despedido por una plaga. Por eso me planteé ir al lugar más natural para hacerlo, con el público enfrente, lleno de gratitud y alegría”, expresó a finales del año pasado, cuando se anunciaba que esta sería la última gira del nacido en el barrio del Poble Sec.

De esta forma, noviembre será el mes del adiós para el público de Argentina y de Córdoba capital que asistirá a la fiesta con la emoción atravesada por la felicidad y la nostalgia.

Con una inquebrantable lealtad cimentada entre el artista y su público a lo largo de más de cinco décadas desde su primera visita a estas tierras, el Nano logró establecer con este país, su gente y los buenos amigos que aquí cosechó, una fidelidad de las más nobles y duraderas.

Por supuesto que ahí están y quedarán para siempre sus canciones, una antología imbatible en castellano y en catalán, ya que el juglar jamás renegó de sus dos lenguas.

Desde sus propias composiciones como Mediterráneo, tal vez la más significativa y su carta de presentación. Y los poemas épicos que musicalizó e hizo propios hasta inmortalizarlos a escala mundial, de sus coterráneos Antonio Machado (Cantares) y Miguel Hernández (Para la libertad), o del uruguayo Mario Benedetti (El sur también existe), entre tantos y muchos más.

De los muchos momentos entregados por Serrat en Argentina se hace imposible elegir uno por sobre otro, ya que todos siempre tuvieron un significado especial y memorable.

Esos momentos se resumirán en uno solo, único y definitivo el próximo martes 8 de noviembre en el Estadio Mario Alberto Kempes de la capital cordobesa, el que suponemos tendrá su aforo completo. Entonces tocará decir adiós. Será la ocasión de sellar una devoción y un sentimiento de amistad de casi toda una vida, del único modo en que él lo cree posible: con gratitud y alegría.