La protección legal y la vida se expanden y se contraen en una democracia

Por Javier A. Benavidez


En el año 2008 fui convocado a participar de una entrevista que realizaba Guillermina Seri politóloga de la Universidad Union College de Lincoln Nebraska EEUU, en el marco de un trabajo de investigación titulado “Metáforas policiales, elisiones y calidad democrática en Argentina y Uruguay”. En aquella oportunidad se dialogó sobre las prácticas policiales, y las potestades que le atribuyen las leyes cuando estas no determinan por completo la orientación que ha de tener sus decisiones…lo que vulgarmente se conoce como la discrecionalidad policial.

Seri refiere que las prácticas policiales definen una instancia de gobierno directo de las personas que cualifica el alcance de las políticas y la calidad democrática de las instituciones estatales. En aquel momento, respondí sobre la realidad presente de la institución y sus prácticas, consiente de una sucesión infinita de realidad… que se debía apuntar más al capital del conocimiento que de las cosas. También sugerí en la entrevista la incorporación de un nuevo protocolo de actuación policial, que contemplara las distintas policías que conviven bajo una misma institución…puesta su mirada en una formación de la que ya había sido pionera en Latinoamérica, en la década del 90, la policía de Córdoba, la policía de proximidad. Este perfil comunitario de la policía, en el tiempo al cual hago referencia, era ya compartido por funcionarios del gobierno provincial, los cambios culturales son lentos y múltiples las realidades, así las cosas se pronunciaron grandes cambios para que nada cambie, estas apreciaciones tienen una suerte de respaldo en el trabajo de investigación de la Universidad de Villa María titulado Modelo policial y políticas de seguridad: aproximaciones a la organización de la Policía de Córdoba entre los años 2007 y 2015.(Lic. Mariana Carbajo y otros).

En esta fisiología de la violencia estatal refieren los investigadores textualmente: “En este sentido, la policía se piensa a sí misma como la única agencia estatal con capacidad de hacerle frente al delito, entendiendo a su vez esta labor en términos de “lucha contra el enemigo”, en la cual la sociedad no es más que un público pasivo en la espectacularización de esta “guerra”.

Volviendo al trabajo de investigación de Guillermina Seri, esta se pregunta “qué es el estado si no el resultado de sus agentes estatales? Emplazados en la primera línea del gobierno, los agentes policiales son estratégicos en definir el modo en que las leyes y las políticas le llegan a la gente, así como diferentes grados de inclusión ciudadana. Al contener la posibilidad del uso de la fuerza, el encuentro con el agente de policía representa en verdad la experiencia más totalizadora y concreta de gobierno que encontramos en nuestra vida cotidiana”. Cómo armonizar estas realidades de las prácticas policiales que condicionan simultáneamente, el alcance de las políticas, las márgenes y definición del régimen, y el carácter del aparato estatal….nos aproximamos así a un perfil comunitarista de la policía; como ya se ha expresado, esta nace con el firme propósito de vivir el día a día junto a la ciudadanía, estar cerca de ella y garantizar su calidad de vida.

El Policía de Proximidad conoce el entorno en el que trabaja y procura hacerse acreedor de la confianza de sus vecinos, llegando a ser un punto de referencia ante cualquier necesidad. Y es que, en cualquier lugar donde los vecinos tengan dificultades, la Policía de Proximidad estará presente para llevar a cabo su trabajo y desarrollar una labor de permanente servicio a los demás. La presencia de la Policía Local en las calles de nuestros núcleos de población previene el delito, creando un clima de seguridad ciudadana y aumentando la tranquilidad de la ciudadanía. Sus agentes están siempre dispuestos para intervenir ante cualquier emergencia.

En un contexto donde la delincuencia, la criminalidad ha aumentado exponencialmente, y los hechos de exceso policial son reiterados, al decir de Paul Ricoeur La Paz es una tarea inmensa: Si debe ser la coronación de la justicia, y ¿de qué manera la violencia de la opresión puede no aparejar la violencia de la sublevación? Difícil repuesta a un interrogante tan complejo…..En los diversos proyectos para repensar el desempeño de proximidad policial se puede contar: la Municipalización de las Policías, la Designación de los Jefes Policiales en elecciones abiertas, la disolución de los modelos militarizados de las academias policiales, etc.… Lo que no podríamos es dejar de tomar en serio la violencia de la historia y juzgarla a través de un contraste esencial al decir de Ricoeur “la conciencia en tanto ética se opone al curso histórico, y formularnos un interrogante sobre que es el prójimo en la situación actual, puede ser justificar una institución, enmendar una institución, o criticar una institución…El tema del prójimo es ante todo un llamado a la toma de conciencia: pero hay que usarlo bien y no incriminar totalmente los aparatos administrativos. Nos señala también que toda institución tiende a desarrollar pasiones de poder entre los hombres que dispone de un instrumental cualquiera (material o social) ; tan pronto como una oligarquía tecnocrática, política, tiende a convertir ese instrumental en un medio dominación y no de servicio”.

Bibliografía Política, Sociedad e Historicidad -Paul Ricoeur- Modelo policial y políticas de seguridad.

Aproximaciones a la organización de la Policía de Córdoba entre los años 2007 y 2015. Mariana Carbajo y otros.

Metáforas policiales, elisiones y calidad democrática en Argentina y Uruguay. Revista SAAP 2009- Guillermina Seri-