Debate sobre preservación de Patrimonio Histórico

Presentaciones ante el Concejo Deliberante de la Falda del Defensor del Vecino, Consejo de la Ciudad y Centros Vecinales


En las últimas horas en el marco del debate abierto a raíz de un pedido de demolición de una de las propiedades consideradas de valor patrimonial histórico arquitectónico, la instalada en Av. Edén 1003/1011, donde desarrolla actividades comerciales en la actualidad la Casa de Té Isolina, se han elevado sendas notas destinadas a informar y tomar posicionamiento sobre la preservación desde la Defensoría del Vecino y de centros vecinales. Este último requiere de plano “se suspenda el pedido de demolición”

Defensoría del Vecino

En nota elevada al Concejo Deliberante, el Defensor del Vecino, Juan José Cabadas, tras informar que para la propiedad en cuestión “se está solicitando la autorización para su destrucción, puesto que está regida por la ordenanza 2534 la suspensión de toda demolición”, manifiesta que “En este momento contamos con un vacío legal (1) que resguarde nuestro patrimonio artístico/histórico/cultural, en lugar del cual se creó esta ordenanza (2534) que obliga a analizar caso por caso cada pedido para que si existiere un bien a preservar se actúe a favor de él”.

Como lo señala la etimología de la palabra, el patrimonio es algo que viene de los padres, de los antepasados. Por ser un legado que se transfiere de generación en generación, está implícito que se trata de algo valioso tanto para aquellos que lo entregan como para aquellos que lo reciben. Es algo que hay que cuidar y preservar.

Al hablar de patrimonio cultural, distinguiéndolo del patrimonio natural o del patrimonio exclusivamente monetario, su importancia o valor radica en la excelencia artística y arquitectónica, que en el caso de ‘La Isolina’ está destacada por la Revista Del Centro de Arquitectos Constructores de Obras y Anexos del año 1930, donde se menciona la casa e ingenieros que la hicieron.

Quiero hacer notar que mi posición no se opone al progreso que deseo para nuestra ciudad, pero tampoco quisiera que en el nombre del progreso borremos de nuestro mapa aquellas cosas que nos unen a nuestro pasado y pueden ayudarnos a afianzar una identidad ciudadana.

Por otro lado, nuestro pasado histórico a la vista de nuestro pueblo es nuestra mejor carta de presentación para la gente que sale a descansar buscando, más que edificios, lugares de paz y sitios con historia para recorrer.

Sé que detrás de la demolición de ‘La Isolina’ está la promesa de una poderosa inversión, pero al momento de decidir creo que prima lo colectivo de un pueblo en su presente y futuro, sobre lo individual de un emprendimiento privado”.

Finalmente, pone en conocimiento que ha investigado legislación de diversos niveles sobre preservación y ha mantenido contacto con un abogado experto en el tema para concretar su aporte.



Petición del Concejo de la Ciudad y Centros Vecinales

(clickear AQUÍ para leer la Petición original)


Por su parte, los presidentes del Consejo de la Ciudad y Centros Vecinales de Villa Edén, Villa El Dominador, Villa Caprichosa, Bella Vista y Centro, con la adhesión de la Asociación Amigos del Museo Ambato, elevaron al Concejo Deliberante la petición de “… la Inmediata suspensión de los trámites de pedido de demolición iniciados por el señor Jorge Constantino BERTOPAULOS de la propiedad edificada en la parcela C 19- S 01-M 055-P 018 de esta ciudad…”.

Fundamentan la misma en los derechos y obligaciones ciudadanas que emergen de la Carta Orgánica Municipal y “… además en los derechos del pueblo de defender dignamente el patrimonio local, lo que respecta a nuestro acervo cultural y a la memoria colectiva”.

En su argumentación, exponen, como ejemplo, la Ordenanza 1121/18 del municipio de Villa Giardino que en su art. 11 sostiene "Que el patrimonio inmueble del municipio es para los ciudadanos, además de una referencia o testimonio de su propia historia e identidad, un recurso fundamental de carácter económico, base del turismo y por lo tanto, fuente de trabajo para los miembros de la comunidad....que el patrimonio debe conservar su valor colectivo adaptándose a los cambios funcionales que demanda la sociedad en desarrollo convirtiendo la cultura sustentable no sólo en un elemento de ordenación territorial sino, en una filosofía de gestión territorial...que el desarrollo no es posible sin la participación de los ciudadanos...”.

Señalan asimismo los alcances relacionados estatuidos por el art. 65 de la Constitución de la Provincia de Córdoba, ley provincial 5543 y su decreto reglamentario 484/1983 de Protección de los bienes culturales de la Provincia, arts. 41 y 75 de la Constitucional Nacional y Declaración Relativa a la Destrucción Intencional del Patrimonio Cultural-UNESCO.

Para luego mantener “Que Patrimonio tangible inmueble está constituido por los lugares, sitios, edificaciones, obras de ingeniería, centros industriales, conjuntos arquitectónicos, que no pueden ser trasladados de un lugar a otro.

En nuestra carta Orgánica Municipal se establece en su art.30 en el Título Patrimonio Histórico y Arquitectónico: "La Municipalidad promueve la recuperación y conservación de los bienes que son referentes del pasado local, en base a los siguientes referentes: 1.-Rescata los productos culturales de valor antropológicos, arqueológicos o históricos para el estudio y la divulgación significativa del devenir de la ciudad. Acciona contra su depredación o apropiación indebida".

Finalizan definiendo que “Es por todo lo que se ha expuesto que se solicita se SUSPENDA EL PEDIDO DE DEMOLICIÓN…”.