Otorgaron la libertad al imputado por el femicidio de Cecilia Basaldua


El reinicio del juicio por el asesinato de Cecilia Basaldua, acaecido en abril de 2020, trajo aparejado, tras las pericias realizadas sobre prueba que no había sido considerada durante la investigación, cuyo análisis buscaba determinar relación directa del imputado, Lucas Bustos, u otros con la víctima, que el material genético a estudio no era suficiente. Por lo que se solicitó recolectar nuevo material del colchón conteniendo sangre humana y animal que se encontró en una vivienda cercana que había sido usurpada en ausencia de sus moradores en fecha cercana al crimen, y se espera el estudio de pelos, que también se colectaron en la ocasión en el sector adyacente al lugar donde se encontró el cadáver de la víctima, cuyo análisis es más prolongado.

Esta nueva instancia provocó la nueva petición de libertad de Bustos, que tanto la querella como la defensa consideraban desde el principio no tenía directa relación en el caso, compartiendo ese criterio la familia Basaldua cuanto el representante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, tal coincidencia, sumado al hecho de que el imputado lleva dos años de detención, originó que la Cámara resolviera su libertad, manteniendo la imputación hasta la resolución final del proceso.

Las partes se mostraron satisfechas con lo resuelto y ahondaron las críticas sobre la investigación realizada por la policía de Capilla del Monte y el accionar de la fiscal Paula Kelm.