Femicidio de Cecilia Basaldúa

No hay crimen perfecto, hay malos investigadores


Esta es una frase del especialista en criminología, Dr. Daniel Salcedo el cual siempre hizo hincapié en la importancia de la capacitación del personal policial. Es lo que deja entrever el fallo judicial de Cecilia Basaldúa, esto se veía venir ante lo que surgió del debate y que fuimos avizorando desde la Ecos de Punilla, también expresamos anteriormente que iba a generar mayor tensión.

El viernes fue la audiencia numero 13 y comenzó con los últimos peritajes en donde se informó que los pelos encontrados no eran compatible con ninguna de las personas investigadas como la misma Cecilia, Lucas o Mario Mainardi. Con esto se cerraba la última posibilidad de culpar a Bustos ya que no quedaba nada más para vincularlo al hecho.

En el alegato el Fiscal Sergio Cuello del MPF mantuvo la acusación con una modificación: femicidio pero con TENTATIVA de abuso sexual con acceso, y dando insólitas explicaciones sobre el motivo de su acusación. Esta situación generó que Daniel Basaldua le hiciera señas sobre el teléfono de su hija y fue expulsado de la sala, porque el juez Escudero entendía eran “gestos inadecuados”.

En la sala de prensa Daniel siguió la audiencia junto a referentes, periodistas y la familia Bustos. Mientras esto ocurría, en la sala, el Fiscal seguía diciendo porque no se consideraba a Mainardi u otras líneas de investigación y sí la de Lucas Bustos. Por otro lado también desestimó los apremios ilegales e insistió que se autoincriminó al hablar sobre el color de una ropa interior que sería la de la víctima.

A su turno la querella, instrumentada por la Dra. Daniela Pavón, representando a la familia Basaldua, dijo que el fiscal no cumplió su promesa de llegar a la verdad, que hubo destrato a la familia desde un primer momento y que siempre le dijeron que no hacía falta que se constituyeran en querellantes, critico la investigación y por ultimo solicitó la absolución, añadiendo que se investigara la actuación policial ante el Tribunal de disciplina y otra fiscalía de otra jurisdicción para una nueva investigación.

A su turno la otra querella, la de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación, representada por el Dr. Gerardo Battiston, insistió en la absolución porque explicaba que las investigaciones deben ser serias, efectivas y orientadas a la persecución de la verdad. Luego plantea una serie de cuestionamientos a los dichos del Fiscal sobre sus planteamientos, y comienza a dilucidar todas las contradicciones de las declaraciones del personal policial que estuvo presente en la comisaria de Capilla del Monte cuando supuestamente se autoincrimina Bustos. En este alegato se generan aplausos para con el Dr. Battiston quien termina diciendo que en caso que se condenara a Bustos, iban a intervenir como Secretaria y denunciar la situación donde correspondiera.

Por último, la Defensora de Bustos, la Dra. Claudia Brand expresó su sorpresa ante los planteamientos de la Fiscalía y dijo que este cambio de caratula era la más clara respuesta de la falta de pruebas contra su defendido. Aclarando que su defendido nunca reconoció algún hecho y sobre los apremios ilegales expreso que fue una “apretada” mediante comentarios estresantes que referían a un hermano detenido. Que le resulto raro que fueran estos policías quienes lo “entrevistaran” porque ese día había personal de la policía judicial que son quienes lo llevan adelante por protocolo y, sin embargo, no lo hicieron.

Muchas personas dicen que le viernes se hizo justicia, nada más alejado de la verdad tuvimos a un inocente dos años detenido y no sabemos qué paso con Cecilia.


Me desarmó ver a Lucas, con su hermana y su madre, agradecido por el acompañamiento de las querellas, la de familia Basaldúa y la Secretaria de Derechos Humanos, asimismo toda la familia Bustos dijo que iban a acompañar para exigir justicia por Cecilia.

Por otro lado, dolió ver como Susana y Daniel se alegraban por la absolución del joven siendo que en el fondo siguen sin saber la verdad con respecto a su hija.

La Dra. Brand, abogada de Bustos, nos anticipo que esperaran unos días y luego comenzaran las presentaciones para exigir al estado cordobés que repare los dos años de dolor a Lucas y su familia, asimismo el acompañamiento para pedir justicia.

Por otra parte, la familia Basaldúa y las organizaciones quieren juicio político para la Fiscal Paula Kelm y el personal policial a cargo de la investigación, asimismo el Tribunal demando una nueva investigación y esto es la esperanza que necesitaban los Basaldúa. Pero ya pasaron dos años y medio desde el crimen, las muestras genéticas fueron material insuficiente, y las que quedan si no se guardan adecuadamente el tiempo y el almacenamiento jugaran en contra para dilucidar, y las que no fueron recolectadas en su momento ya será imposible sumarlas. También hay que sopesar que hay personas que no viven más acá y que algunos recuerdos, con el tiempo, se vuelven difusos.

Quien tome la investigación de este caso sabe que cuando se comienza mal una investigación conspira contra la verdad. Sin embargo, la sociedad no tolera más estas situaciones por lo que deberán soportar una constante observación sobre el accionar del poder judicial y policial.

Casualmente, en estas últimas horas, se le suma otra investigación vergonzosa, la del femicidio de Nora Dalmaso, otro femicidio más sin verdad y sin justicia. Cuidado, esto no es un tema menor, porque la injusticia hecha a un solo humano es una amenaza dirigida a todos.

Karina Lucero