Crisis hídrica: La oposición y vecinos reclaman la intervención del gobierno provincial


El abastecimiento de agua domiciliaria vuelve a estar en riesgo, esta vez agravado por la pandemia, altas temperaturas, escaso régimen de lluvias, y plena exigencia por la temporada veraniega que duplica la población a atender. El problema no es nuevo, lleva décadas de ejercicio del discurso de saneamiento, pero poco de poner manos a la obra. El gobierno provincial debería haber puesto lo necesario en recursos humanos y técnicos, y los municipios y comunas su capacidad de gestión para que los mismos llegaran, por ende la responsabilidad es conjunta. Claro está, que los que sufren las consecuencias son los vecinos, los que pagan las tarifas del servicio y tasas para que el Estado se encargue de garantizarle este derecho esencial.


Pero el problema persiste y ahora se convierte en emergencia, lo que lleva a los reclamos. Entre ellos, el de la Unión Cívica Radical Departamental -rescatable más allá de la crítica, porque tiene espíritu propositivo, aunque sean ideas trilladas- la que en comunicado público señala que “… Hay que tomar medidas urgentes, para ello exigimos al Gobierno Provincial la inmediata constitución de un Comité de Crisis Hídrica para Punilla, con la participación de todos los actores involucrados para administrar y resolver la situación que se nos plantea a los vecinos de este departamento, en este espacio que deberá coordinar el manejo de la situación hídrica deberán participar el Gobierno de la Provincia a través del Ministerio de Servicios Públicos, el APRHI y Defensa Civil; los municipios y comunas de Punilla; Bomberos Voluntarios, cooperativas y empresas prestatarias del servicio de captación y distribución de agua de la región; como así también las organizaciones representativas del sector turístico y de la producción agropecuaria del Departamento Punilla… La agudización de la crisis que observamos, puede agravarse sustancialmente en los próximos días, no solo por el aumento de la temperatura, la falta de probabilidad de lluvias para la semana, sino también por el aumento estacional del consumo de agua producto de la plenitud de la temporada turística, por lo que se requiere de decisiones inmediatas y en esto nadie puede hacerse el desentendido, en particular el Gobierno Provincial… La atención inmediata de la crisis y la prioridad de su solución no nos hace renunciar a seguir reclamando por el innecesariamente dilatado debate sobre la elaboración y ejecución de un plan director hídrico para Punilla, es imperioso que este Gobierno Provincial, con más de 22 años de ejercicio, asuma su responsabilidad y disponga de las inversiones necesarias para la construcción de reservorios de agua en las cuencas hídricas, la modernización de la infraestructura de captación, transporte del líquido y plantas de tratamiento para garantizar el abastecimiento a todas nuestras poblaciones de agua potable y en forma conjunta la puesta en marcha de un programa de reforestación que nos permita recuperar la flora desbastada por los grandes incendios.

Sr. Gobernador, es hora de actuar”.

Previo a ello, el Frente Cívico Departamental, emitía un documento donde manifestaba que “en virtud a la crisis hídrica que está viviendo la región reclama la rápida intervención del Gobierno Provincial ante el riesgo que significa la falta de agua en nuestras comunidades.

El Gobernador Schiaretti intenta encapsular el problema en las autoridades locales que, si bien es cierto tienen responsabilidad, no son los únicos… Gobernador: le exigimos que usted y sus funcionarios trabajen solucionando este tipo de situaciones y que dejen las disputas electorales y palaciegas para otro momento, primero deben estar los vecinos.

Desde el Frente Cívico nos comprometemos a acompañar todas las acciones y reclamos que se realicen desde las comunas y municipios de nuestro Departamento”.


Por esas horas, la Comunidad Regional de Punilla había emitido un comunicado, firmado por intendentes y jefes comunales, en el que solicitaba el consumo responsable a los vecinos. El documento señala que “Los Abajo Firmantes, todos Intendentes Y Jefes Comunales de localidades Integrantes de la Comunidad Regional de Punilla, informamos a los vecinos de las distintas localidades del Valle de Punilla que, la problemática de FALTA DE PROVISION DE AGUA CORRIENTE que se registra en las distintas localidades del Valle, no es un problema en particular de una localidad, sino en una problemática que afecta a todo el Valle y que encuentra su origen en el bajo nivel de precipitaciones que se dieron en la época de lluvias del 2021 y lo que va del 2022, lo que conlleva a un bajo caudal de agua disponible en la cuenca que abastece los sistemas de agua corriente del Valle de Punilla. A ello se le debe sumar el mayor consumo que implica el advenimiento de la temporada estival con el llenado de piletas, ocupación plazas hoteleras y complejos cabañas, etc. En definitiva todo lo que redunda en mayor consumo y menos recursos hídricos.

Ante ello APELAMOS A UN CONSUMO RESPONSABLE DE AGUA CORRIENTE POR PARTE DE LA POBLACIÓN, ya que si bien existen en algunos casos averías de algún sector de la red, la mayor causa del faltante es la escases de lluvias y el aumento del consumo”.

Esa requisitoria tuvo una fuerte crítica de las Asambleas Vecinales, las que expusieron “Que la Comunidad Regional de Punilla solo logre como acción conjunta un comunicado suscrito por intendentes y jefes comunales, con la única finalidad de quitarse toda responsabilidad sobre la falta de agua corriente en las localidades del valle, como respuesta a las manifestaciones de vecinas y vecinos en Cosquín, San Roque, Estancia vieja, Villa Santa Cruz del Lago, Parque Siquiman, Valle Hermoso, Cuesta Blanca, San Antonio de Arredondo y otros pueblos serranos, en vez de ofrecer soluciones conjuntas, no sólo para la crisis hídrica que fue en aumento con los años hasta el colapso de hoy; tampoco a otros viejos problemas como los basurales a cielo abierto que dividió al organismo regional en dos grupos de acuerdo a sus lealtades partidarias; nos demuestra, cuanto menos, la incapacidad de gestión de la Comunidad Regional de Punilla o suprema ignorancia ecológica.

Las Asambleas de Punilla, venimos alertando desde el 2016, sobre las consecuencias de los desmontes ilegales impunes para ampliar la frontera ganadera, de urbanizaciones sin planificación, falta de ordenamiento territorial y los catastróficos incendios de 2020, además de las alarmas globales de la crisis climática, que provocarían la disminución de cuencas. Denunciamos, además, que la autovía que los Municipios auspiciaron con la firma del cambio de uso de suelo, atraviesa Reservas Hídricas: de la cuenca del río Yuspe, del arroyo en La Aguadita, del Suncho Huayco y del Río Grande de Punilla entre otros, que no sólo son fuentes de agua del valle, sino proveedores de la ciudad de Córdoba, y demostramos cómo el proyecto de autovía los dañaría de manera irreversible, igual que al Lago San Roque, que terminaría bloqueado por los terraplenes del nuevo puente propuesto por este proyecto.

Sin embargo, ni desde el gobierno provincial, tampoco desde los gobiernos municipales, se han emprendido acciones reales para una situación cíclica de sequías, incendios, inundaciones que se agrava año a año.

Y no nos referimos a las faraónicas obras de “Progreso”, que no solucionan nada, (como el Puente sobre el lago San Roque que ya presenta problemas estructurales y flota sobre un lago de aguas verdes contaminadas, o el acueducto que el gobernador insiste en construir desde el Paraná, una cuenca contaminada y seca, porque Brasil y Paraguay controlan su caudal). Sino a políticas públicas destinadas a cuidar los recursos naturales no renovables.

Estos intendentes y jefes comunales que hoy manifiestan que no tenemos agua por problemas de sequía, son los responsables de firmar la autorización de uso de suelo para construir una autovía.

Imaginen vecinas y vecinos del valle, turista que ama las sierras, cuánto más grave sería el problema de escasez de agua corriente cuando sobre los montes incendiados, se traza una autovía de cemento de 100 metros de ancho que impediría para siempre la continuidad de un ecosistema.

Es evidente que los gobernantes parecen no entender la importancia del agua para vivir y su valor económico para una región. El pueblo, y lo demuestran las luchas en Mendoza, Chubut y el Atlántico ya empezó a darse cuenta que EL AGUA VALE MAS QUE LOS DOLARES RÁPIDOS QUE NOS PUEDAN DEJAR. EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO.

Desde siempre, las ASAMBLEAS DE PUNILLA Y ASAMBLEA EN DEFENSA DEL AMBIENTE DE CORDOBA CAPITAL reclamamos acciones que tengan en cuenta a los habitantes de las sierras, que cada localidad encare un ordenamiento territorial participativo y que los multimillonarios créditos que se solicitan sean para atender las verdaderas necesidades de las comunidades.

Ahora, más que nunca, acompañados por todos los habitantes y visitantes que sufren en sus vidas la falta de agua, bregamos por que entren en razones respecto de una autovía que condenaría a este valle a perder todo lo que nos hace imprescindibles para el descanso de la gente de ciudad.

El agua es un derecho. La destrucción de las cuencas, a sabiendas de las consecuencias que provocará un terricidio, algún día será juzgado como delito ambiental”.