A 40 años del debut de Baglietto en la falda

Aún resuenan los acordes

Por Néstor Pousa


La noche en que Rosario copó el Festival de La Falda. El debut de Juan Carlos Baglietto en este ciclo y su fulminante consagración de la que hoy se cumplen 40 años.

Puedo asegurarles sin temor a equivocarme que aquella noche en el Auditorio Municipal de La Falda fue y será inolvidable. La del sábado 6 de febrero de 1982, durante la tercera edición del ya legendario Festival Argentino de Música Contemporánea que se realizaba en esta ciudad desde el verano de 1980. Una cartelera prodigiosa mostraba a los más altos exponentes del rock argentino y, entre ellos, un ilustre desconocido llegado desde Rosario.

Juan Carlos Baglietto no era un novato. Ya sea integrando la mítica banda Irrealo como solista, acreditaba un largo recorrido de ruta y escenarios. Desde su ciudad natal, hacia San Nicolás, Buenos Aires, Tucumán y hasta algún célebre garito de los que pululaban en la capital cordobesa, sabían de la calidad y el magnetismo de este intérprete, alumno avanzado de la carrera de arquitectura que había abandonado ese destino por dedicarse a la música a tiempo completo.

Pero La Falda (el festival) no tenía demasiadas referencias de él, que llegaba con la intención de imponer un puñado de canciones inéditas firmadas por Fito Páez, Rubén Goldín, Jorge Fandermole y Adrián Abonizio. Contaba, sin saberlo, con la complicidad de Mario Luna, organizador del evento, quien se había encargado de difundir desde su programa radial Alternativa esos temas que en breve pasarían a integrar “Tiempos difíciles”, el exitoso álbum debut del nacido en el popular barrio de Arroyito.

Fue asombroso y a la vez conmovedor lo que sucedió esa noche en la que Baglietto emergió como un duende desde el fondo de un escenario en penumbras. Le bastaron unos pocos acordes y dos canciones: La censura no existe enganchada con Mirta, de regreso, entonadas solo con su guitarra, para que un auditorio absolutamente colmado, virtualmente explotara.

Con su fulminante consagración Baglietto le abrió la puerta a una camada de músicos y autores tan rosarinos como él, a los que llevó como banda de acompañamiento. Aunque eran mucho más que eso, eran todos solistas en potencia. Como integrantes de ese grupo estaban: Silvina Garré, Fito Páez y Rubén Goldín; junto a Sergio Sainz en bajo, Zappo Aguilera en batería y Marco Tulio Pusineri en percusión.

Baglietto y su grupo obtuvieron un recibimiento solo reservado para las grandes figuras. Resultaba obvio que con su revelación faldense nacía una nueva estrella en el firmamento de la música contemporánea argentina, a la vez que empezaba a acuñarse el concepto de Trova Rosarina que a partir de esa noche se fue consolidando con el tiempo.-


Data importante

“Tiempos difíciles”, el álbum debut de Juan Carlos Baglietto fue lanzado en mayo de 1982 a través de la discográfica EMI-ODEON. Acredita el record de ser el primer álbum debut de un artista argentino en alcanzar la certificación de doble platino.

Contiene canciones que se convirtieron en clásicos, tales como: Mirta, de regreso (Adrián Abonizio), Era en abril (Jorge Fandermole) y La vida es una moneda (Fito Páez).

Los arreglos estuvieron a cargo de Rubén Goldín y Fito Páez. Con la dirección artística de Jorge Portunato.